El cine americano y los antihéroes, ¿nos toman por tontos?