Final de la 57 Edición del Festival de cine de San Sebastián

La 57 Edición del Festival de San Sebastián se termina. Las dos películas oficiales con las que termina son para que terminara un día antes y así ya no las proyectan y nos ahorran tiempo a todos. Una es coreana titulada I came from Busan y en ella una jovencita acaba de dar a luz y dar a su hija en adopción. Más tarde y ya al final de la película quiere recuperar a su hija. Éste es un argumento válido que leemos con frecuencia en los periódicos pero en el cine la idea hay que convertirla en una buen guión, cosa que no ocurre en esta cinta. La chica pasea, pasea, pasea… No sabemos de dónde sale el dinero que tiene pero tampoco importa mucho.

La otra película es española y se titula Los condenados que se traduce en una torpeza, poco saber… El director debe pertenecer a algún grupo cultura que le dice que es un genio y que eso que hace está muy bien. Pues no, no está tan bien. No creo que se estrene, pero si lo hace durará poco. San Sebastián ha perdido los papeles. Este año el Premio Donostia a toda una carrera cinematográfica se le ha otorgado a Ian McKellen que destaca por su gran labor teatral.

Por otro lado se traen a Rolland Emmerich y John Cusack para presentar la película 2012 ante los medios de comunicación. Estando la película terminada sólo traen un trozo y lo proyectan en un cine de las afueras de la ciudad. Lo único que parece es que la organización quiere que Cusack salga en televisión. ¿Saldrá?