Málaga, festival de cine español

Hay una cosa que lo hace mejor que nadie, incluyendo San Sebastián, y es que se hable en las televisiones de ellos. Al poner películas españolas con actores famosos y con no-actores, es decir estrellas de los culebrones de televisión, las multitudes gritan y es noticia y los que escribimos somos los menos importantes, con toda la razón.

Películas, más bien todas flojitas, exceso de óperas primas y algunos más o menos consagrados, como Isabel Coixet, prefieren Cannes, Venecia o San Sebastián antes que Málaga ¿Quién dijo que la actual ministra de Cultura era buena guionista? Pues si alguien tiene el mal gusto de ir a ver “Siete minutos” verá que no es cierto eso del guión.


Ha habido una curiosidad: una película española pagada por catalanes y asturianos con el dinero de todos los españoles y que se llama “The Frost” y está toda hablada en inglés con un cachito en noruego y de Asturias hay tres planos.

Yo destacaría dos pelis nada más. “Un buen hombre” de Juan Martínez Moreno, en la que Emilio Gutiérrez Caba se sale de bien con el eterno problema de ¿denunciamos a un amigo aunque le hayamos visto cometer un crimen?


La otra peli que yo destacaría es “Trash”, sin nada que ver con el mítico título de Andy Warhol, ya que esta dirigido por Carles Torras y que cuenta historias de personajes entrelazados por relaciones de amistad o parentesco, tal vez algo exagerada en todo tratando de abarcar muchísimos subtemas, incluido el lesbianismo, en una historia de sentimientos, de vacíos, de deseos insatisfechos y, en definitiva, bastante bien contada.