Sobre los penosos festivales de Locarno y Venecia