Sobre la rentabilidad de la muerte en el cine