Sobre la pornografía cutre y los concursos fraudulentos en televisión