Sobre los DVD y los subtítulos en español que algunas empresas no se molestan en poner