El “fallo” del jurado y el glamour poco acertado del Festival de Berlín 2008