Sobre los “ovejeros” de Brokeback Mountain y otras cuestiones