SOBRE LA MOSTRA DE VENECIA

Ha empezado el Festival de Venecia. 64 años ya. Nació por orden de Mussolini, para potenciar el paupérrimo Lido de 1934. Es curioso, pero un elevado porcentaje de festivales de cine nació para potenciar una zona turística. Cannes, para potenciar esa zona de la Costa Azul, supeditada entonces a Antibes y Niza. Sitges, para alargar el beneficio hotelero al finalizar la temporada estival. Berlín, para que fuera un foro y trajera turistas, a esa isla-ciudad, en medio de la RDA.

Este año, aquí se darán dos Leones de Oro. Uno a Benardo Bertolucci por la peregrina razón de que cumple 75 años. ¡Tiene narices la cosa! El otro a Tim Burton por su carrera.

En el “concurso” de este año, Kenneth Branagh, Brian de Palma, Peter Greenaway, Paul Haggis, Tod Haynes, Ang Lee, Ken Loach, Miike Takashi, Nikita Mikhalkov, Eric Rohmer y varios desconocidos. Se ve que Marco Müller, el director se ha ido a nombres consagrados, aunque algunos “difuntos” o “sin interés”.

Roma con su festival le tiene asustado. Roma asusta sin motivo al Festival de Valladolid, que en un ejercicio de incompetencia de su director ¡¡¡HA RETRASADO FECHAS TRADICIONALES DE TODA LA VIDA!!!, fastidiando eso sí, a grandezas como es San Sebastián o Fantástico.